Jardín

La noche me parece inmensa y sola,

tu olvido.

Abajo, su jazmín huele a tu ausencia;

las estrellas, arriba, tus suspiros

son por rosas que nunca

abrirá el alma mía…

Entre la sombra

voy… Como no me vez, no soy visto

de nadie. El cielo, más lejano

desde que tú te has ido,

tiembla, con la pasión que no sentiste

por mi, suntuoso y lleno de vacíos,

abierto mudamente para el éxtasis

de mi dolor alerta e infinito.

Autor: Juan Ramón Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *